Tu imagen corporativa habla por ti y, si eres capaz de causar una buena primera impresión,
habrás dado el primer paso para conseguir un nuevo cliente.