elartedelacuerva-fotografo-blog-lacuerva-hervas

FOTOS PREMAMÁ NATURALEZA & EXTREMADURA

¡Hola, estoy viva y hoy os traigo un post que me hace especial ilusión!

Primero porque las personas que aparecen en este post son mis amigos y han confiado en mí y segundo porque siempre he querido hacer este tipo de fotografías.

Antes que nada, quiero resaltar que no soy fotógrafa profesional. Respeto mucho esta profesión y últimamente con las redes sociales todos nos creemos fotógrafos (instagram hizo mucho daño).

En mis años mozos, cuando estudiaba tenía de asignatura fotografía y entre tu y yo, tantos apuntes, tanta teoría, me parecía un autentico coñazo. Soy más de la práctica, de pasar las horas muertas con la cámara. Creo que de nada te sirve un papel con un título si no conoces la cámara a base de «disparos».  Lo aplico a todas las profesiones (es mi opinión, ojo).

El hecho de que todo el mundo tenga una cámara y acceso a programas de retoque profesional ha hecho que esta corriente artística esté en pleno auge, dando lugar a «fotógrafos profesionales». Lo pongo entre comillas puesto que son personas con mucho gusto para la fotografía pero sin estudios. Por lo que yo lo llamaría fotógrafos, sin el adjetivo profesional. No obstante hay muchos fotógrafos que no son profesionales muy buenos ¿eh?

Es más, tengo amigos fotógrafos (rodearse de gente artista es maravilloso), y uno de ellos se dedica de forma profesional dentro del mundo de la moda, empezó de manera autodidacta y actualmente es un crack.

En fin, creo que si metes en un cóctel: constancia, creatividad y pasión, puedes dedicarte a esta profesión tan bonita.

Cuando Esther y Roberto me dijeron que querían que le hiciera la sesión de fotos, ¡me vino un subidón de café por las venas! Me dejaban libertad absoluta y confiaban en mí. El único inconveniente era que teníamos que hacer las fotos ya mismo porque Matteo quiere conocer el mundo ya.

Como amante de la naturaleza y viendo las maravillas que tenemos en Hervás, me parecía un atentado hacer las fotos en una habitación con un fondo blanco. Respeto este tipo de fotografías pero como salvaje que soy, a mi no me dicen ná.

Buscamos dos localizaciones, una de agua y otra de bosque.

Dado que está apuntito de dar a luz, no podía llevármela de ruta a la chorrera o las charcas verdes, (¿te imaginas que me la lía y se pone de parto allí?, me muero) por lo que elegí el pantano para el agua y el batán para las más verdes.

Empezamos a hacer las fotos a partir de las 8 de la tarde para no morir en el intento y tuvimos la buena o mala suerte de que el día salió nublado.

Empezamos haciendo las fotos en el puente del Batán, elegí el puente de madera que se junta con los campamentos. Me parece un sitio brutal para hacer fotos (el haber tenido perro hace que te conozcas los mejores rincones de la villa).

Al principio les/nos daba vergüenza posar. Hay que saber ponerse muñesco y echarle cara a la vida para ponerte delante de una cámara. Yo soy de las que usa el trípode y se hace las fotos a sí misma, por lo mismo, porque puedo morir de vergüenza.

A medida que iba disparando, se iban soltando y eso se va notando en las fotos. Me encantaría enseñároslas todas pero son propiedad de Esther y Rober.

Os dejo un pequeño robado en la distancia.

Total que empezamos la sesión a las 20 y acabamos a las 22:30h. No hay nada como el atardecer en el pantano, se estaba de lujo, nos falto la servesita bien fría y la Zero Zero para la mami.

Me moría por llegar a casa y descargar las fotos para empezar a retocar, ahí es cuando te sale la pasión por lo que haces, aprrr..

Para los curiosos, suelo retocar las fotografías con Adobe Photoshop y Adobe Lightroom (me flipa).

En esta ocasión, dispare 230 fotos, ahí es ná y tengo retocadas 60. ¿Queréis verlas?

Os dejo una pequeña muestra por aquí y las demás se quedan para la privacidad de ellos. 😉

Anuncio que no serán las únicas fotos, hay por ahí quien ya me ha reservado fecha para otra sesión, esta vez se trata de una pareja residente en los madriles. Aunque no haya barriguilla de por medio, disfrutaré también con ellos.

*Perdón por la calidad, ya sabéis que para la web hay que bajar el peso de las fotos (cositas).

GRACIAS A ESTHER & ROBERTO por este regalo y a MATTEO por portarse como un campeón.

Seguiremos creando gracias a vosotros.

Y que viva el amor, en todas sus versiones y colores.

Os quiere La Cuervi.
Made in Extremadura.

Una Respuesta

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados